La importancia de una buena dieta e hidratación para el organismo

El organismo humano está conformado en un 70% por agua. El ser humano puede sobrevivir hasta una semana sin comer ningún alimento, pero no sin recibir agua. Esto da cuenta de la importancia de la hidratación adecuada en todas las etapas de la vida. En las líneas siguientes observaremos la necesidad de cuidar la hidratación cuando se emprende un régimen para adelgazar.

Cuando se inicia un régimen de alimentación con el objetivo de perder peso,  el organismo se somete a una fase de cambios que en algunos casos es muy marcada, pues implica grandes cambios en los hábitos alimenticios. El organismo puede reaccionar y se pueden sentir algún tipo de malestar. Estas molestias se pueden disminuir tomando suficiente  cantidad de líquido.

Tomar al menos 2 litros de agua diariamente ayuda al organismo a mantener la piel humectada y elástica, mantiene la temperatura corporal, favorece los procesos químicos del organismo y ayuda especialmente al funcionamiento de los sistemas digestivo y renal.

Tomar suficiente líquido entre las comidas, además de favorecer el funcionamiento del organismo ayuda a mantener la sensación de saciedad y puede ayudar a disminuir el apetito. Ahora bien, la idea no es sustituir comidas con el agua, sino mantener el cuerpo en las mejores condiciones.

Ejercicio e hidratación

Si se toma en cuenta que el éxito de una dieta depende en gran medida de un buen complemento de ejercicio físico, es muy importante incluir una hidratación adecuada antes, durante y después de la rutina de actividad física, ya que el sudor implica una pérdida de agua importante.

Las otras formas de pérdida de líquido en el organismo son la orina, la saliva, las heces, las lágrimas y la respiración. En casos severos de deshidratación se pueden presentar síntomas como mareos, dolor de cabeza, y fatiga. Es por esto que el consumo de agua fresca en suficiente cantidad es una garantía de bienestar, y además puede ayudar al objetivo de perder peso.

Es importante tener en cuenta que en los dos litros diarios que se estima, deben consumirse, no se incluyen los líquidos tales como sopas, café  o té. Estos ayudan, pero en realidad los beneficios de un buen vaso de agua no se pueden sustituir con nada.

Para asegurarse de ingerir el agua necesaria se debe elegir un envase  de fácil traslado y conocer cuál es su capacidad para saber hasta cuantas veces debe consumirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest