¿Dieta o cambio de hábitos alimenticios?

Cuando se  piensa en  comenzar una dieta, viene a la mente la idea de un lapso de limitaciones y sacrificios que parecen ser el único camino para bajar de peso, o para restablecerse de algún tipo de enfermedad. Sin embargo, es posible sobrellevar exitosamente este proceso, si se asume como un cambio de hábitos alimenticios, más que una como una dieta.

Si queremos bajar de peso, sea para mejorar la  figura o para atender alguna condición de salud, es necesario tomar conciencia de que la afectividad de un régimen de alimentación se mantiene mientras se atiende el plan, pero en la mayoría de los casos se corre el riesgo de retroceder en  los logros cuando se termina la dieta.

Por ello, una opción importante a considerar es  tomar la dieta como la oportunidad de cambiar los hábitos alimenticios, es decir, plantearse como objetivo un estilo de vida que favorezca la salud en forma integral y que ese bienestar perdure en el tiempo.

dieta-o-cambio-de-habitos-alimenticios

Proponerse un cambio de hábito

Una dieta puede convertirse en una gran oportunidad para emprender un nuevo estilo de vida y ayudar a que los resultados perduren en el tiempo. Muchos nutricionistas apuestan a que los cambios de hábitos en la alimentación  signifiquen un proceso consciente de regulación  y equilibrio en el consumo de alimentos, sin renunciar a los gustos y placeres de las comidas.

 

Tips para promover cambios favorables en la alimentación

Para tener éxito y convertir la dieta en un cambio de hábitos debe haber en primer lugar una buena disposición hacia los cambios. La motivación basada en la visión de mejorar la salud y verse bien, además de abrirse a nuevas oportunidades de estilo de vida es un factor primordial.

Otro aspecto importante es reconocer claramente cuáles son los cambios a emprender y asumirlos con convicción. Por ejemplo, el suprimir el consumo de alimentos o preparaciones ricas en grasas o azúcares. En este aspecto ayuda conocer y tener a la mano los alimentos adecuados, sobre todo en los momentos de ansiedad.

Fortaleza y perseverancia: algunos expertos señalan que los primeros 10 días son los más difíciles, sin embargo, si se es fiel al plan, los resultados comienzan a observarse. Esto incrementa la motivación y permite avanzar en los objetivos.

A medida que avanza el tiempo, lo que al principio tal vez fue un “sacrificio”,  se va convirtiendo en una dinámica muy llevadera y fuente de satisfacción.  Esto es lo que hará que los cambios de conviertan en hábitos, logrando así, beneficios permanentes. Si es posible, adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest