¿De qué se trata el ayuno?

El ayuno representa un acto completamente voluntario de renuncia, es decir, de renuncia a la comida excepto el agua. Para algunos representa algo más que dejar de comer, según varias filosofías es un ejercicio depurativo con beneficios a nivel mental y espiritual, es visto como una terapia para el desarrollo del espíritu y la fuerza personal, de hecho, el ayuno era practicado por civilizaciones antiguas.

Ahora bien, en la actualidad el ayuno sigue siendo visto como una terapia curativa, ya que permite importantes beneficios físicos para la salud, incluso es una excelente forma de evitar y combatir ciertas enfermedades, hay quienes le consideran como uno de los principales métodos para garantizar el bienestar.

Beneficios del ayuno

Las ventajas que tiene el ayuno son variadas, ya que el organismo se libera de una carga importante, por ejemplo, descansa de los procesos de la digestión, la asimilación y el metabolismo, entre otros se encuentran:

  • El sistema nervioso se tranquiliza.
  • La sangre se depura, ya que se reduce el nivel de triglicéridos y el de colesterol LDL.
  • Descansa la producción de glóbulos blancos.
  • El intestino elimina toxinas, esto también resulta estupendo para la piel, ya que se deshace del acné y luce tersa y brillante.
  • El páncreas deja de producir insulina.
  • El hígado se regenera.
  • El trabajo del corazón disminuye y así se fortalece.
  • Ayuda a bajar de peso o mantenerlo.

Incluso, el ayuno se recomienda para tratar alergias, enfermedades de la piel, trastornos digestivos, obesidad, hipertensión, arteriosclerosis, enfermedades del corazón, diabetes tipo II, colesterol, asma e hipertensión ocular.

¿Cómo realizar el ayuno?

Comenzar a ayunar puede ser una tarea compleja, especialmente por el estilo de vida actual que lleva al constante consumo de alimentos, sin embargo es posible de lograr. Lo más recomendable es comer ligero el día anterior, por ejemplo una manzana durante el desayuno, ensalada para el almuerzo y vegetales cocidos durante la cena.

De igual forma, el ayuno se recomienda durante 24 horas, se debe beber abundante agua durante este proceso aunque está permitido tomar té, una vez termine el día de ayuno, se debe comer de manera normal y no en exceso. Otra opción es iniciar moderadamente, ayunando durante 16 horas en lugar de 24.

Lo mejor es empezar a hacer ayuno intermitente, es decir, alternar ayunos periódicos con días normales de alimentación. Es uno de los métodos más saludables, además en poco tiempo, serán visibles sus excelentes resultados, tanto a nivel físico como mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest