La depresión en los niños

Lo que algunos consideran como los mejores años de la vida, a veces es vivido por los hijos como una pesadilla, un sinfín de amarguras y angustias, un pozo de incomprensión y de tristeza.

Aun llevando una vida normal y estable, los niños pueden encontrar dificultades para adaptarse a un mundo en el que casi todo parece estar ya construido, que está plagado de normas, que exige responsabilidades, cumplimiento y resultados. Al igual que los adultos, los hijos también pueden sentir miedos y angustias, sufrir estrés y sentirse deprimidos.

La depresión es un trastorno que puede aparecer en diferentes momentos del ciclo vital. La adolescencia y, puntualmente, la infancia, son dos periodos en los que las tendencias depresivas suelen manifestarse con relativa frecuencia.

Según diversos estudios realizados, la sintomatología depresiva puede estar presente aproximadamente en un diez por ciento de los adolescentes, presentando una mayor prevalencia en el sexo femenino. Esto podría atribuirse a factores de tipo hormonal, pero también es una consecuencia de otras variables, como la no aceptación de la imagen corporal.

En esos casos la depresión puede cursar asociada también a trastornos de la conducta alimentaria. No es lo mismo tener una depresión que sentirse desanimado. La depresión es una enfermedad que no siempre resulta evidente, pero se pone de manifiesto a través de síntomas como los siguientes:

  • Tristeza.
  • Llanto.
  • Baja autoestima, autodesprecio.
  • Desesperanza, indefensión.
  • Retraimiento.
  • Sentimientos de fracaso.
  • Pesimismo.
  • Apatía.
  • Sentimientos de culpabilidad.

En algunos casos es frecuente encontrar también alteraciones del sueño y pérdida del apetito. En ocasiones los síntomas aparecen de forma persistente, sin un motivo aparente que los justifique. El hijo queda sumido en la tristeza, el llanto y el silencio. Para él la vida parece haber perdido el sentido. Ante la presencia de síntomas depresivos habrá que tener en cuenta el entorno familiar, académico y social en el que se desenvuelve los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest