Las zanahorias

Las zanahorias son beneficios para la piel y la vista, ya que te ayudan a mantener la salud de ambas. También previenen infecciones y son muy bien toleradas en las personas con trastornos del estómago o intestino. Son muy fáciles de digerir y disminuyen el colesterol.

A su vez, las podemos transformar en un rico jugo o en mermelada, esta última opción, puede ser para acompañar tostadas o dar un rico toque agridulce como guarnición de alguna carne. Las zanahorias solo son perjudiciales en el caso de diarrea, en el cual solo debe consumirse cocida y sin el centro.

Los beneficios de la zanahoria son sus nutrientes casi no se pierden al cocinarse, y si las van a comer crudas, lo ideal es hacerlo seguidamente luego de ser rayadas o cortadas, para sacar al máximo el betacaroteno que tienen, que es una sustancia que se convierte en vitamina A cuando ingresa al cuerpo humano y es un antioxidante excelente.

La zanahoria contribuye también gran cantidad de fibra y azúcares, y en su valor estético favorece el bronceado y el fortalecimiento del cabello y las uñas. Hay diferentes formas de preparar las zanahorias.

Son una hortaliza que tiene varias maneras de prepararse y consumirse, sólo hay que pelarlas un poco, ya que esta fina capa externa no suele ser tan apta para el consumo, y elegir la forma de preparación, como pueden ser las siguientes.

Lavar, raspar (solo si fuera necesario) y rallarlas grueso o cortarlas en juliana fina o en pequeños cubitos. Servirlas crudas en ensaladas. Cortar en bastoncitos para comer y en rodajas para guisos y enteras para la elaboración de algún caldo.

También se pueden cocinar las zanahorias al vapor y servirlas con mantequilla, o blanquearlas y terminarlas de cocer en crema de leche. Gratinadas con bechamel (salsa blanca) y queso gruyere rallado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest