¿Qué son los remedios caseros?

Hablar de los remedios caseros es algo realmente común para millones de personas, es una de las alternativas más empleadas cuando de recuperar y mantener la salud se trata. Aunque en la mayoría de los casos, cada vez que una persona ve alterado su bienestar recurre a la medicina química o convencional, también hay un enorme número de situaciones en las que apuesta por los remedios caseros.

Estos son recursos que se emplean para generar un cambio en las enfermedades, es decir, provocar el alivio de sus síntomas o sanar por completo, además son preparados utilizando diversas plantas, así como especias y otros elementos comunes que suelen formar parte de la despensa de cualquier hogar.

Tradiciones y cultura

Asimismo, los remedios caseros representan un conjunto de tradiciones en la mayoría de las culturas y forman parte de una gran herencia. Esto quiere decir que han sido empleados desde hace siglos y su conocimiento ha ido pasando de generación en generación, de padres a hijos y nietos. De hecho, son muchos los registros que prueban la sabiduría de culturas antiguas, los aborígenes de muchos países conocían las plantas y sus propiedades y aprovechaban cada uno de sus beneficios y este saber se mantiene.

Muchos conservan o recuerdan las viejas recetas de sus antepasados para aliviar diversas dolencias, a pesar de las innumerables opciones de la medicina y la farmacología moderna, los remedios caseros no dejan de ser empleados, muchos apuestan por preparar en casa sus propios elixires para recuperar su salud.

Alivio de múltiples enfermedades

Cabe destacar, los remedios caseros son eficaces para el tratamiento de enfermedades comunes, se ha comprobado que sus resultados son excelentes en un gran número de ellas, por ejemplo se emplean para el alivio del dolor de cabeza, esguinces, para la fiebre, el resfriado común y hasta heridas leves.

Incluso se emplean para tratar enfermedades un poco más complejas como el asma, la bronquitis, la diabetes, alergias, entre muchos otros padecimientos. De igual forma, se caracterizan por tener una gran versatilidad cuando se trata de su preparación, además que su elaboración es muy simple, tiene muchas presentaciones como infusiones, compresas, cataplasmas, mascarillas, baños, tinturas, cremas, entre otros.

Algunos de estos remedios son usados como tratamientos de corta duración, mientras que otros por tiempos prolongados, depende de la enfermedad o problema y de las mismas particularidades del remedio. También es importante mencionar, puede haber muchos remedios caseros para tratar una misma enfermedad, gracias a sus múltiples elementos o ingredientes.

Incluso, en muchos casos los remedios caseros son empleados como un apoyo a la medicina convencional, diversos médicos y profesionales de la salud ven con buenos ojos el uso de estas alternativas, para acompañar y apoyar los tratamientos con los medicamentos. Esta combinación suele generar excelentes resultados para el bienestar del paciente.

En resumen, los remedios caseros son una herramienta indiscutible para preservar la salud, tienen una simple preparación y los beneficios que aportan son sorprendentes, ofreciendo siempre una gran gama de opciones en cuanto a los elementos a usar y su presentación, son una forma simple y además económica de buscar y asegurar la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest