Reduce la obtención de grasa con estos 3 simples pasos

Es bastante común escuchar a personas comentar sus decepciones por seguir estrictas dietas pero no lograr la pérdida de grasa que buscan con ellas. Todo radica en que antes de elegir o poner en práctica algún método que promueva la reducción de grasas, hace falta tener en cuenta muchas variables.

En líneas generales el problema se debe a ciertos errores que se centran en los malos hábitos alimenticios, como el consumo de comida rápida, meriendas de comida chatarra, alta ingesta de dulces, atracones y alto consumo de alcohol. Pero no solo se trata de reducir estas prácticas incorrectas, es preciso prestar atención a 3 puntos sumamente relevantes, estos a continuación:

Concept image of a woman holding a glass of vegetables in front of her body

Calorías líquidas

Suele ocurrir que casi del 10 al 40% de las calorías que consumimos provienen de las bebidas, estas son consumidas de una forma casi inconsciente. Se trata de calorías vacías, que incluso aumentan el riesgo de enfermedades.

Al respecto, lo mejor es tomar nota de todo lo que se bebe durante una semana, esto incluye leche entera, zumos de fruta con azúcar añadida, bebidas azucaradas, refrescos y bebidas alcohólicas.

Luego sumar el total de calorías, dividir entre 7 y así saber la proporción de calorías consumidas a diario. De esta manera, el primer paso es reducir en un 50 o 70% este aporte calórico, es más recomendable comer la fruta entera y tomar leche semi.

Control de calorías

Muchas personas solo porque comen poco, piensan que consumen pocas calorías, pero la mayoría superan el 50% de sus necesidades. En este caso, conviene seguir el método anterior y tomar nota de todo lo consumido, con los detalles de la porción aproximada, y ver la información nutricional de cada uno para la suma calórica. Una vez establecida la cifra, el segundo paso es intentar reducirla eligiendo las mejores fuentes a través de los alimentos adecuados.

Densidad calórica

Existe una relación entre saciedad y calorías que no suele ajustarse con la percepción durante su consumo. Por ejemplo, se pueden comer 2 donuts y continuar con hambre, sin saber que se han consumido más de 500 kcal.

Otros ejemplos son las golosinas y patatas, las primeras se comen rápidamente, a la hora de ingerir las patatas no es tan sencillo, sin saber el alto contenido de azúcar que los dulces aportan. Igualmente los nachos frente a un filete de ternera, los nachos se consumen en cuestión de minutos recibiendo las calorías equivalentes a casi 2 kg de filete que no se pueden consumir tan fácilmente.

También el zumo de futas y la fruta, cuando esta se exprime en el zumo obtenemos el azúcar, pero cuando se come la pieza entera incluyendo la piel, los beneficios nutricionales son excelentes. En todo esto tienen que ver las grasas, estas tienen un alto contenido de calorías.

Pero son esenciales y no deben representar menos del 20% del total de las calorías consumidas. Sin embargo, hay varios tipos de grasas, es importante evitar las dañinas como las grasas trans, en esto consiste el tercer y último paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest