Aprovecha el verano y sal a correr!

El cielo  está despejado, hay un día hermoso afuera y tu cuerpo pide correr, no le cierres esta posibilidad.  Mientras más temprano salgas, mejores beneficios y menor erosión para la piel. Tomas las zapatillas adecuadas, ropa ligera, un termo con agua, no  mires atrás, ve por la vía de mayor sombra.

Experiencia renovadora

A medida que aumentes los kilómetros de carrera, aumentará tu pasión. Es necesario establecer una ruta segura, con suficiente sombra  y de ofrezca en la mejor medida un paisaje con vegetación brindando una grata oxigenación y agradable actividad.

También es importante tener la  ropa y calzado adecuado,  deberán ser muy frescos que disminuyan la acumulación de sudor en la piel, de lo contrario más adelante se puede presentar  un resfriado.   Otro detalle que no puede faltar es la aplicación de protector solar, siempre hay que aplicarse antes de salir en todas las zonas de la piel que queden expuesta al sol.

Mientras más sol, más hidratación

No puedes salir sin líquido, preferiblemente que no contenga azúcar o que sean bebidas energizantes.  Evita correr en horas del mediodía, lo ideal es a la primera hora o cuando esté finalizando el día.  Pero si no hay otra opción, y  la rutina está acompañada de intenso sol, atentos si se presenta  ganas de vomitar o dolor de cabeza, podría ser síntomas de una descompensación del cuerpo. Por ello,  es fundamental mantenerse siempre hidratado.

Igual al finalizar la jornada, también es necesario estirar los músculos relajarse y refrescar e hidratar la piel, con una ducha para luego aplicarse crema en el cuerpo y nada mejor como consumir un plato de frutas frescas como sandía  y melón, portadoras de líquido y muy nutritivas.

Una jornada así diaria, brindará beneficios muy positivos a corto y mediano plazo, en la medida que realices esta rutina, obtendrás saludables resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest