Cuando solo el ejercicio no ayuda a bajar de peso

El amor propio o autoestima empieza a sentirse bien con uno mismo. Te miras al espejo y dices voy hacer ejercicio y voy a mejorar mi calidad de vida.  Como todo comienzo, requiere de constancia, organización y mucha disciplina.

Tomaste la decisión de las rutinas de ejercicios, pero al pasar tiempo no se consolidan los objetivos  ¿Por qué no bajas de peso? Muchos factores pueden estar vinculados, pero lo importante es dar el primer paso teniendo en cuenta los hábitos alimenticios y el trabajo físico.

En la mayoría de los casos, se tiende a desmotivarse porque por más del esfuerzo no se observan los cambios, pero como subir escaleras, es paso por paso. El cuerpo está pasando por una transformación que requiere de un período de adaptación.

No es algo que sucede de la noche a la mañana, la primera etapa es algo lenta pero en la medida que se sostengan las prácticas se alcanzará la meta.

Ánimo y constancia

Visualizar el peso ideal y la salud para todo tu cuerpo es el espíritu que debes mantener. Por más que en las primeras semanas no veas ningún cambio, se realista, no hay varita mágica, se logra la talla que quieres  combinando de manera sabia el esfuerzo físico y buena alimentación.

No escuches al yo negativo.  Por fuera quizás no avances mucho, pero desde el primer día la transformación se concentran desde adentro,  con el incremento de actividad mejorará tu piel, brindará mayor oxígeno al cerebro y te mantendrá activo.

Con la constancia, te exigirá mayor fuerza y tendrás mayores ganancias saludables.

Cuidados con los extremos

No dejando de comer y puro ejercicio es una solución.  Tiene que existir un equilibrio, la nutrición debe estar acorde con las exigencias a las que sometes a todo tu equipo.  Los resultados inmediatos no existen, por el contrario puede afectar seriamente a la salud cambios tan bruscos.

Por ello, es importante acudir a especialistas de nutrición y de ejercicios que asesoren tu renovación, buscar apoyo profesional para así no cometer errores que más adelante puedan traer consecuencias negativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest