¿De qué trata el dolor?

Todos en algún momento han sentido dolor, es una sensación molesta e incómoda que interrumpe e impide realizar las actividades diarias, se trata de una experiencia sensorial desagradable y al mismo tiempo es una señal de que algo no está funcionando correctamente en el organismo.

Es decir, representa un mecanismo de defensa para alertar que hay alguna falla en el cuerpo que requiere ser atendida. Igualmente, es uno de los trastornos más frecuentes y es incluso un proceso de cierta complejidad, es controlado por el sistema nervioso y se produce por un estímulo que activa las células nerviosas, posteriormente estas envían un mensaje desde la médula espinal al cerebro.

En suma, el dolor puede estar acompañado de náuseas, mareos y debilidad y existen varios niveles en cuanto a su intensidad, puede ir desde el más leve, pasando por el dolor localizado, hasta alcanzar el rango más intenso.

Además, cada persona lo experimenta de una forma distinta, así que es bastante subjetivo, incluso suele tener una repercusión en el estado de ánimo de cada persona y de esta forma un impacto en su entorno. También es la segunda causa principal de las consultas en atención primaria.

¿Cuáles son los tipos de dolor?

Existen varios tipos de dolor, su clasificación se puede hacer según el tiempo de evolución, la localización y su etiología, por ejemplo:

Tiempo

En este caso puede ser dolor agudo el cual se refiere al padecimiento con menos de 2 semanas de duración, como el ocasionado por golpes o el dolor de dientes, por mencionar algunos. También el dolor crónico que dura más de 3 meses como el que sufren los pacientes oncológicos.

Localización

Puede ser somático, cuando se activan los nociceptores, es decir los receptores de dolor de piel, hueso y partes blandas, se caracteriza por ser agudo y localizado como el dolor de la artritis y problemas musculares.

Otra clase es el dolor visceral, el cual consiste en la activación de los nociceptores debido a la compresión, infiltración, distensión de las vísceras abdominales, pélvicas o torácicas. No es localizado, se manifiesta en áreas cutáneas lejos de la lesión como un dolor de hombro derecho por lesiones de tipo hepático o biliar.

Etiología

Se clasifica en dolor nociceptivo, se trata de la estimulación de nociceptores, el mensaje de dolor es trasmitido hacia los centros supraespinales y genera una sensación de pinchazo. También el dolor neuropático que se trata de una lesión directa en el sistema nervioso, es un dolor continuo que se presenta ya sea por estímulos o sin ellos.

Tratamiento del dolor

Es preciso tratar el dolor para evitar que se transforme en un trastorno crónico a largo plazo, al respecto existe una gran variedad de tratamientos, para la elección del indicado es necesario identificar el tipo de dolor y tomar siempre en consideración todos los factores que intervienen.

Uno de los medicamentos para el dolor es el diclofenaco, es uno de los más utilizados al respecto y generalmente se recomienda para aliviar los dolores más típicos, como los que se presentan durante el periodo menstrual y los relacionados con problemas articulares, ya que es antiinflamatorio. Además se puede encontrar en cualquier farmacia y en diversas presentaciones desde jarabes y cremas hasta granulados y píldoras.

Fuente: www.mundonets.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest