¿Cómo comer antes del entrenamiento físico?

Antes de comenzar la actividad física es precisa la alimentación, incluso es la mejor forma de emprender el ejercicio, pues se tienen los depósitos de energía llenos, aunque en ocasiones esto puede generar problemas estomacales, los cuales alteran el entrenamiento, así que conviene elegir con cuidado cada alimento.

Asimismo, conviene a los deportistas y atletas hacer una prueba de comida antes de entrenar y no esperar hasta cualquier competencia para saber cómo actúa cada tipo de alimento en su organismo, lo mejor es anticiparse para este día.

La experimentación permite determinar cuáles son los alimentos, momentos y cantidades correctas según la situación personal. Además, la alimentación previa puede permitir disfrutar de ciertas ventajas en cuanto al aumento de energía y resistencia física.

¿Qué influye en la elección de la comida previa al entrenamiento?

Hay varios factores que se deben tener en cuenta para elegir la comida previa a la actividad física, estos son:

  • Tipo de ejercicio: ejercicios como caminar o andar en bicicleta puede no generar inconvenientes, al contrario de correr que si puede provocar ciertos síntomas.
  • Dureza o intensidad de entrenamiento: lo mejor es que haya más tiempo entre este y la comida previa en caso de ser de gran intensidad.
  • Nerviosismo: muchos deportistas suelen sentir nervios antes de una competencia y esto puede generar ciertas reacciones estomacales.

Beneficios de comer antes del entrenamiento

La comida antes previene la hipoglucemia, consumir hidratos de carbono previamente proporciona energía a los músculos y cerebro, beneficiando la concentración y la toma de decisiones. También evita mareos y el cansancio.

Controla el hambre y jugos gástricos, pues los nervios por competencias pueden promover la acidez y secreciones estomacales, ante esto la comida es un aliado, ya que las calorías pueden afectar el ritmo de vaciado del estómago.

También nutren los músculos, la comida una hora antes se convierte en glucosa y funciona como energía. En cuanto a los alimentos de bajo índice glucémico generan energía prolongada y los de bajo, aumentan el nivel de glucosa en la sangre rápidamente.

Cabe destacar, las bebidas isotónicas son recomendadas previo al entrenamiento, ya que permiten prevenir la deshidratación y potenciar las reservas de carbohidratos y energía. Por otro lado, el ejercicio en ayunas puede ser válido mientras no se sientan molestias, pues algunas personas pueden corren sin comer y se sienten con energía, generalmente luego de cenar algo consistente en la noche, así que tienen las reservas de glucógeno del hígado llenas.

Entre otras cosas, antes de elegir la comida previa al entrenamiento, se debe tener en cuenta que los líquidos salen del estómago antes que los sólidos y los hidratos de carbono son asimilados o digeridos más rápido que las grasas.

Opciones para la comida antes del ejercicio físico

Generalmente depende del tiempo y de las necesidades individuales, pero algunas opciones pueden ser un poco de aislado de suero junto a palatinosa y amilopectina, es decir una mezcla de carbohidratos y proteínas en caso de tener poco tiempo. Si se posee más tiempo, van bien unas tortas de avena y claras de huevo, requesón con miel, nueces y pasas o pan integral con atún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest