El limón y sus beneficios

El limón es una de las frutas que posee más usos medicinales y terapéuticos, tiene excelentes poderes que ayudan a curar y prevenir diversas enfermedades. Permite múltiples aplicaciones con excelentes resultados, lo mejor es que es muy fácil de encontrar y su uso es igualmente muy sencillo.

Ahora bien, las propiedades del limón son muchas y de cada una de ellas se derivan un gran conjunto de beneficios para el cuidado y la preservación de la salud. Por ejemplo, el limón tiene un gran contenido de vitamina C, esta sirve de refuerzo de las defensas, ayudando a evitar enfermedades, especialmente las que se relacionan con las vías respiratorias como resfriados, gripes y catarros, pero también otras más complejas como amigdalitis, asma, bronquitis y pulmonías.

Agente purificador y antioxidante

Además, cuenta con grandes poderes antisépticos y antibacteriales, ayuda a mantener la piel brillante, incluso el limón es muy útil para curar infecciones cutáneas. También es excelente para cicatrizar las heridas y aclarar las manchas oscuras en la piel. Igualmente resalta por sus capacidades como purificador de la sangre, esta fruta disuelve las sustancias tóxicas que se encuentran en el plasma sanguíneo.

También funciona como un agente limpiador que es ideal para el cuidado del cabello, ayuda a eliminar la caspa. En suma, actúa como un desodorante natural, siendo una alternativa espléndida para quienes presentan alergias a los desodorantes comerciales.

Asimismo, el limón es un gran antioxidante, perfecto para combatir los radicales libres, los cuales desencadenan el envejecimiento. Para quienes buscan perder peso es muy efectivo, pues ayuda a eliminar grasas y su valor calórico es muy bajo, es por esto que muchas personas consumen zumo de limón con agua tibia en las mañanas, para lograr estos efectos.

El limón como alivio para la hipertensión y otras enfermedades

Los problemas estomacales también se ven aliviados gracias a las propiedades del limón, especialmente la hinchazón, la indigestión y las flatulencias. Cabe destacar, el limón contiene minerales como el calcio, magnesio y fósforo, pero resalta el potasio, el cual es excelente para aliviar la presión arterial alta.

Esta fruta también tiene propiedades diuréticas, así que ayuda a eliminar las toxinas y bacterias que se encuentran en el cuerpo y esto es de gran ayuda para quienes sufren enfermedades como la artritis y el reumatismo.

Las personas que padecen de diabetes también se benefician con el consumo del limón, ya que este ayuda a evitar problemas relacionados con las arterias. De igual forma, el limón previene los cálculos renales y tiene algunas vitaminas del complejo B, incluso hay muchas personas que afirman que el limón tiene efectos anticancerígenos.

Por otra parte, se puede consumir de diferentes formas, pero lo más recomendable es preparar el jugo de limón en casa y evitar las bebidas comerciales a las que les añaden grandes cantidades de azúcar. Además de preparar su jugo, se pueden agregar gotas de su zumo a otras bebidas y mezclas de frutas, a la par de sus favores aporta un delicioso contraste de sabor. En resumen, conviene integrar el limón en la dieta diaria y así recibir sus importantes beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest