La cena saludable

Aunque generalmente la cena suele ser usada como medio de compartir social  y familiar, o como producto de una forma de finalizar un negocio con los futuros socios, en muchos casos no se le presta la atención adecuada para poderla catalogar como una cena saludable. Muchos son los aspectos a ser tomados en cuenta tanto a nivel de salud como por sus aportes nutritivos.

Algunos de estos aspectos a tomar en cuenta para que una cena sea catalogada como saludable, incluye la calidad de la preparación de los alimentos, la cantidad que se debe consumir, la hora de consumo de la cena, la diferencia de tiempo existe entre el almuerzo y la cena, como el tiempo promedio que se debe ir a la cama luego de haber cenado. El saltarse la cena tampoco es sano.

Comenzando por la hora de consumir alimentos, los especialistas en nutrición recomiendan que la cena debería ser entre las seis y las siete de la noche, por supuesto, esto se ve afectado por la actividad particular de cada persona y la cultura del país. Esto siempre y cuando, la persona tenga una diferencia de tiempo entre el almuerzo y la cena de por lo menos 5 horas.

Igualmente los nutricionistas recomiendan ingerir la cena, dando un espacio de al menos dos horas antes de dormir. Esto es motivado a la posible pesadez que le pueda ocasionar la cena e ir directamente a la cama. En algunos países tienen por costumbre cenar a altas horas de la noche, y luego ir a dormir, lo cual no es recomendado, pero la cultura del país, así lo ha establecido.

Los alimentos que se deben evitar, son aquellos que según la característica de reacción ante el consumo de algunos alimentos, les puedan ocasionar pesadez estomacal y flatulencias. Entre los alimentos que se deben evitar en las cenas se incluyen productos lácteos, el brócoli y coliflor. También se deben evitar el consumo de chocolate y café, ya que influyen en conciliar el sueño.

Las cenas basadas en preparación frita como pollo, papitas y empanizados en general, también deben evitarse, así como aquellas que incluyan grasas saturadas como las que poseen las margarinas, ya que aparte de no ser recomendables como cena saludable, son potenciales en el aumento de peso y aumentan los riesgos a enfermedades de tipo cardiovasculares.

Por otra parte, se recomienda incluir en la cena, aquellos alimentos con contenido alto en magnesio, ya que ayudan a controlar los niveles de azúcar, y a conciliar el sueño. Algunas porciones de frutas como peras, sandías y manzanas también son recomendadas adicionalmente por su aporte en potasio.

Las verduras cocinadas al vapor, son también una excelente opción para una cena saludable, especialmente aquellas como zanahoria, y berenjenas, las cuales pueden estar acompañadas por alguna  proteína como atún, filetes de pollo a la plancha, pavo o pescado blanco; y como postre se puede acompañar con un poco de yogur.

Finalmente, es muy saludable también poder disfrutar las diferentes experiencias que se pueden obtener en una cena, como el de ver la variedad de colores de los alimentos en el plató, poder disfrutar el aroma de los alimentos, saborear y masticar muy bien; y sobre todo evitar todo lo posible en que el uso de celulares, televisión u otra tecnología distraiga ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest