El secreto quema grasa de las almendras

Las almendras son uno de los frutos secos más populares del mundo, pues además de su delicioso sabor y la versatilidad que representan para cocinar son una gran fuente de nutrientes, la tan conocida “grasa buena” para nuestro organismo.

El hecho de consumir alimentos grasos como en este caso las almendras, no significa que vas a aumentar de paso, pues, para que esto suceda debes ingerir es carbohidratos lo que harían subir tus niveles de insulina y por ende tu cuerpo empieza a acumular grasa.

Un puñado de almendras, lo que se traduce a 23 frutos, contiene 14 gramos de grasa, además de 6 gramos de proteína y 3.5 de fibra. Siendo la grasa monoinsaturada su ingrediente principal, es decir la conocida, “grasa buena”, la misma que está en los aguacates.

Un grupo de científicos australianos dio dos puñados de almendras por día a un grupo de personas para estudiar sus efectos, los resultados demostraron que estos pacientes aumentaron la cantidad de grasa presente en sus heces, lo que refiere que no toda la grasa de las almendras las absorbió el organismo.

Además, los resultados demostraron que los niveles de glucosa descendían luego de comer las almendras, al igual que los niveles de insulina. Sin embargo, el resultado más significativo fue el control del apetito, pues el hecho de comer almendras entre comidas, es decir, antes del almuerzo o la cena ayudaba a que a la hora de comer se ingirieran menos cantidad de alimentos.

El resultado final, luego de un lapso de cuatro semanas de estudió se demostró que los pacientes no tuvieron ningún aumento en su peso, comparados con otro grupo que no consumió almendras. Además quienes las comieron como merienda perdieron grasa, pues tenían menos centímetros en sus cinturas. Es decir, ganaron músculo y perdieron tallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest