La grasa y los músculos no son uno

Cientos de miles de hombres y mujeres en el mundo sufren por problemas de peso, ya sea por esos kilitos de más o simplemente algunos no logran aumentar de talla para sentirse más cómodos consigo mismos.

Ponte en movimiento

Si tu intención es perder peso o simplemente endurecer el músculo, debes empezar entendiendo que la grasa no se convierte en músculo, por mucho ejercicio que hagas a diario, perderás peso pero no obtendrás el resultado que tanto deseas.

Lo primero que debes hacer es determinar cual es tu índice de grasa corporal, para lo cual existen cientos de páginas que te pueden ayudar con eso, una de ellas es CUN-BAE, donde obtienes resultados únicamente proporcionando unos simples datos.

Un vez obtenido este dato sobre tu composición corporal es hora de ponerse en marcha, activando una dieta saludable y adecuada y con el ejercicio que te permita poner en movimiento todos esos músculos  por el día a día se han ido oxidando y ya ni siquiera recuerdas que los tienes.

La proteína siempre será aliada

Una alimentación balanceada y saludable te hará obtener beneficios muchos más rápidos y notables. Si la pregunta es, ¿cómo lo hago?, muy sencillo, empieza con incluir más proteínas en tu dieta, o de lo contrario estarás perdiendo grasa, sí, pero también masa muscular.

La proteína no proviene únicamente de los animales, también existen verdaderos vegetales aliados que la contienen, tales como la quinoa, la soja, la espirulina.

Adicionalmente, puedes jugar con algunas legumbres y mezclarlas con algunos vegetales, por ejemplo, lentejas con arroz integral, semillas o vegetales. Es cuestión de que te animes a probar algo diferente.

Ahora bien, una vez establecida tu dieta o régimen alimenticio, debes agregarle ejercicio de resistencia como sentadillas, bandas, pesas, lo que ayudará a perder más grasa y ganas músculo y esto te ayudará a mejorar tu composición corporal, pudiendo aumentar y mejorar tu metabolismo.

Con pequeños cambios puedes empezar a notar grandes cambios, pues en el caso de las mujeres se empieza a perder músculo desde los 25 años, y si a eso le agregas que no tienes la alimentación adecuada ganarás mucho más grasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest