Los cuidados para tener una correcta higiene bucal

La zona bucodental es una de las áreas más importantes del cuerpo y es imprescindible mantener una correcta higiene en ella, este es el requisito principal para que se mantenga saludable. Cuando las piezas dentales están en perfecto estado, permiten una correcta masticación de los alimentos y esto favorece el desarrollo de una correcta digestión.

Además, una boca saludable es también sinónimo de una buena imagen, una sonrisa es una extraordinaria carta de presentación. Ahora bien, los cuidados o los pasos para una higiene bucal son muy simples, se dividen en dos partes, los cuidados en casa y la visita al especialista.

Cuidados bucales en casa

Estos pasos son realmente sencillos, se trata de crear rutinas eficaces que eviten cualquier posible problema. Es de suma importancia cumplirlos y comenzar desde muy temprana edad, así que son hábitos que se deben enseñar desde los primeros años de vida.

El cuidado principal es el cepillado, este se debe realizar después de cada comida o mínimo 3 veces al día, con especial énfasis antes de ir a dormir. Es preciso limpiar todos los dientes, tanto inferiores como superiores y por último la lengua, además es vital usar un cepillo de cerdas suaves y firmes y una pasta dentífrica de calidad.

Un auxiliar elemental es el hilo dental, los odontólogos recomiendan usarlo de forma diaria para asear los espacios más estrechos entre los dientes, conviene usar hilos suaves que permitan un fácil deslizamiento y usarlo con cuidado para no lastimar las encías.

El enjuague bucal es otro que no debe faltar, además de dejar un aliento fresco, tiene la capacidad de limpiar en aquellas zonas más difíciles donde las cerdas del cepillo dental no pueden acceder. Cabe destacar, que existen muchos productos en el mercado, uno de ellos es el limpiador bucal de la marca water system.

La visita al odontólogo

La segunda parte para una correcta higiene bucal es la visita al dentista, pues este se encarga de llevar a cabo la limpieza profesional, un procedimiento importante y necesario entre 1 o 2 veces al año. La razón es que a pesar de realizar los cuidados en casa, el cepillo dental no puede llegar a ciertas áreas, las más estrechas y profundas.

Como resultado, el sarro y la placa bacteriana se van acumulando y con el tiempo forman depósitos, los cuales son los responsables de causar varios tipos de enfermedades que pueden ser realmente graves y hasta causar la pérdida de uno o varios dientes, la limpieza profesional elimina la totalidad de estos agentes.

Por otra parte, el dentista realiza la supervisión y evalúa el estado de la boca y los dientes, de esta forma descarta cualquier posible problema y en caso de presentarse alguno, puede diagnosticar y aplicar de inmediato el correctivo necesario a través de los diferentes tratamientos.

En síntesis, tener la zona bucodental en perfecto estado de salud es muy simple, se trata de cumplir con los pasos correspondientes de forma diaria y acudir a la ayuda profesional cuando sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest