Espinacas, manzana y limón, mezcla reductora de la grasa abdominal

No es secreto que la acumulación de grasa abdominal es una situación más común de lo que se quisiera, esa grasa acumulada alrededor de la cintura causa gran impacto a nivel estético. Pero no es el único problema, también debe ser considerada como una alerta pues el riesgo de afecciones cardiacas y hepáticas pueden vincularse.

La grasa abdominal se acumula como consecuencia de malos hábitos alimenticios y de una vida sedentaria, si bien es cierto es difícil combatirla, no es imposible, con algunos cambios de hábitos, seguro se puede lograr.

Son varios cambios los que permitirán que la grasa abdominal comience a esfumarse, modificaciones básicas en la rutina, permitirán que desde el mismo día se pueden notar mejorías en la actitud, la energía, y al dormir.

El zumo de espinacas, manzana y limón, es un licuado que ayudará en el combate determinado contra la grasa abdominal, y si es acompañado de algunos otros consejos puestos en práctica, más temprano que tarde se alcanzará la meta deseada.

grasa abdominal

Ingredientes del batido

  • 1 taza de espinacas crudas aproximadamente 40 gramos
  • 1 manzana verde
  • 200 ml de agua
  • Zumo de medio limón

Preparación:

  • Lavar perfectamente las espinacas, la manzana y el limón
  • Cortar las manzanas en trozos, eliminando las semillas
  • Verter a la licuadora, el agua, las espinacas, la manzana y el zumo de limón
  • Licuar hasta conseguir una mezcla homogénea

Recomendaciones adicionales para combatir la molesta grasa abdominal y mejorar la salud

  • Beber agua de uno a dos litros diarios
  • Consumir meriendas saludables a media mañana y media tarde
  • Evitar el consumo en exceso de sal, y así se evita la retención de liquido
  • Eliminar el consumo de azúcar refinada
  • Incrementar el consumo de vegetales y verduras crudas
  • Ejercitarse, iniciando con aproximadamente treinta minutos
  • Incluye en la ingesta grasas saludables, como aguacate, aceite de oliva, frutos secos

La cena normalmente se convierte en la comida más rápida del día, y se toma lo primero que se consigue, pues es importante planificar un menú anticipadamente, de tal manera que la última comida del día, sea lo más saludable posible, tomando en consideración que desde que cenamos hasta dormir, hay poco tiempo y el metabolismo entra en un estado de calma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest