Razones por las que debes tener cuidado con la kava

En el mundo natural no todos son beneficios y al igual que sucede con muchas especies de hongos existen ciertas clases de plantas que pese a tener popularidad de medicinales pueden llegar a ser verdaderamente nocivas para la salud, por lo que debe tenerse sumo cuidado a la hora de tratar con ellas.

En el caso de la kava esta planta que es originaria del pacifico, se ha presentado muchas veces como una opción alternativa a ciertos fármacos no obstante recientemente muchos gobiernos alrededor del mundo han hecho campaña y legislatura de restricción con respecto a su cultivo y es debido a las consecuencias toxicas que estas pueden traer.

El peligro por supuesto no radica exactamente en la tenencia de la planta sino en el consumo de la misma, en cualquiera de sus partes, por ello si en algún momento has sembrado este arbusto un tanto vistoso en tu jardín esta información no es motivo para que lo quemes o lo cortes de raíz, sino para que evites su consumo.

La kava recibe el nombre científico de Piper Methysticum y se le denomina también como kawa y está relacionado directamente con la familia de la pimienta. Y es que pese a no tener esa relación tan evidente como sucede con otras especies vegetales lo cierto es que están más que emparentadas.

 kava

Con respecto a su morfología

La kava es una planta que se hace notar ya que tiene una serie de rasgos únicos, es básicamente un arbusto que no supera en promedio los tres metros de alto, con ramas relativamente delgadas que se desprenden de un tronco con ciertas abstracciones la kava se hace notar por sus hojas.

Estas partes son las que la distinguen del resto de los arbustos ya que sus hojas son grandes en comparación con el tamaño de la planta en si llegando a promediar en incluso superar los veinte centímetros de largo. Aunado a ello las hojas tienden a ser anchas similares en forma a una hoja de lechuga salvo que son gruesas y carnosas.

De la kava se desprenden flores de color blanco u amarillento dependiendo de la condición de la planta que como característica adicional no llevan ni fruto ni semilla. La kava se reproduce a través de sus propios troncos por división paulatina de los mismos como sucede con los rosales.

Gracias a ello a lo largo de la historia esta planta ha sido de fácil exportación a lo largo de todo el océano pacifico. Sus raíces como uno de sus últimos rasgos morfológicos distintivos son medianamente profundas y adaptadas a desenvolverse en suelo poroso o con buen drenaje, junto con ello las raíces de la kava están hechas para recoger la mayor cantidad de humedad posible.

Este arbusto no presenta espinas dentro de su morfología al igual que la carencia de frutos del mismo lo que le da una identidad verdaderamente única dentro de la familia de los Piperaceae.

 kava

Historia de la kava

La kava es una planta nativa de las islas polinesias en el pacifico, y de hecho fueron los nativos los que al llegar a las islas descubrieron este arbusto y comenzaron a preparar infusiones con sus hojas.

Debido al so ritual y hasta cierto punto medicinal que la kava tuvo entre los polinesios, termino viajando con ellos al resto de las islas que poblaron durante cientos de años. Ya cuando los europeos llegaron a estas islas hallaron un alto consumo de esta planta en rituales.

En principio los isleños hacían un brebaje con la planta que llegaba a ser una bebida similar a un brebaje alcohólico que los hacia drogarse y alucinar. Estos efectos psicotrópicos fueron los que popularizaron la planta entre los nativos y los que llevaron en muchos casos a evitar que los europeos la consumieran de alguna forma.

No obstante, con el paso del tiempo su contacto con la civilización se vio propiciado por supuestos efectos benignos que esta planta tiene en el alivio de múltiples síntomas, en donde se les ofrecía a las personas una alternativa supuestamente efectiva que les evitaba tener que recurrir a las indeseables medicinas procesadas.

No obstante, fueron estudios recientes los que terminaron de echar por tierra esta tesis demostrando que, en vez de benigna, por sus efectos segundarios esta planta resulta muchas veces maligna.

kava

Efectos reales de la kava

Siendo usada como sustancia psicotrópica por tribus polinesias como se dijo anteriormente, queda entonces puesto en evidencia que se trata de una planta toxica cuya ingesta puede atrofiar el funcionamiento neurológico e imposibilitar la coordinación de los sentidos en deterioro de las funciones motoras.

Pese a esto en bajas cantidades es un calmante o sedante que ayuda a aliviar dolores agudos, y hasta aquí todo iría bien salvo por el hecho de sus efectos segundarios comprobados en donde se incluyen daños severos a las funciones renales, y deterioro del hígado.

Ambos síntomas pueden llevar a la persona a necesitar de un trasplante total de los órganos o a la muerte de no poder contar con ello. Debido justamente a lo delicado de este asunto, fue precisamente esto el motivo de las prohibiciones que hoy pesan sobre la kava.

Gracias a lo cual en términos de salud la kava es una planta que debe clasificarse en todo sentido como toxica y quedar relegada a fines si acaso ornamentales y que nada tengan que ver con lo comestible o medicinal. En su lugar existen en la naturaleza sustitutos comestibles que no acarrean efectos segundarios ya sea para aliviar el dolor como para sedar.

Tal es el caso de alternativas como la piña y ciertas infusiones de hortalizas de la familia de la lechuga.

Como planta para el cultivo la kava tiene ciertas demandas que han evitado naturalmente su difusión en el mundo. Entre las que destaca una alta demanda de humedad, más de 20.000 mm por año en su suelo, junto con una debilidad por el calor, lo que la sitúa entre las plantas que requieren sombra en todo momento.

Esto combinado con el suelo poroso único de las polinesias las confina casi exclusivamente a su entorno natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest