Atrévete, cambia a un estilo de vida saludable

Actualmente observamos con mayor frecuencia como las personas están cambiando su estilo de vida y convirtiéndola a una más activa y saludable. Primero es necesario iniciar creando hábitos saludables. Ir adoptando conductas y ejecutando acciones que te aproximen a una vida saludable.

Es importante que revises el  tiempo que inviertes para ejecutar actividades físicas y de igual forma estudiar si comes balanceadamente y nutres tu espíritu. En ocasiones, cuando tomamos la decisión de iniciar la ruta saludable. No sabemos por dónde comenzar. Entonces, ahora te voy a especificar una serie de prácticas que poco a poco, vas a ir realizando para que tengas una vida plena y llena de mucha salud.

Prácticas para una vida saludable

  • Incrementa tu actividad física: comienza invirtiendo 45 minutos diarios para realizar cualquier tipo de ejercicio. Ya sea caminar, trotar, hacer bicicleta, entre otros. Haz el que más te guste y te ayude a estar entusiasmada, así impedirás desmayar y renunciar  a la  actividad física.
  • Evita el consumo de cigarro y las bebidas alcohólicas: el consumo de tabaco y exceso en el consumo de alcohol acarrean problemas al organismo, deterioran la salud y evita que se siga una dieta y estilo de vida saludable.
  • Vigila lo que comes: ten siempre presente el dicho que somos lo que comemos. Por cuanto es totalmente cierto. Ya que la alta ingesta de azucares y harinas refinadas no son beneficiosas para la salud. Por cuanto trae como resultado variaciones en los niveles de glucosa y en la respuesta insulínica. Asimismo, contribuye a la acumulación de grasa
  • Consume abundante agua: tomando la cantidad de agua recomendada, el hígado, los riñones, el sistema digestivo e inmunológico. Cumplirán muy bien su trabajo. De igual forma, lubrican las articulaciones y mejora la firmeza de los ligamentos. El agua es un protector,  puesto que controla la temperatura y retarda el envejecimiento.
  • Come frutas y verduras: las frutas y verduras: por ser parte del reino vegetal, no contienen colesterol. Asimismo contribuyen  a tener vida saludable ya que contienen un excelente número de vitaminas, minerales, de igual forma  otras sustancias provechosas, así como gran cantidad de fibra. Elige constantemente una cantidad de verduras y cuida el modo de prepararlas, escoge siempre  por hacerlas al vapor o al horno.
  • Incluye fibra en tu menú: la fibra favorece al tránsito fácil por el intestino grueso optimizando las dificultades de estreñimiento. Reduce los niveles de colesterol en la sangre y hace lento el aprovechamiento de los carbohidratos.
  • Ingiere frutos secos: los frutos secos mejoran los niveles de lípidos en la sangre, reducen de forma gradual los niveles de colesterol total y malo. Ofrecen vitamina E y B, fosforo, potasio, cobre, hierro y selenio, evitando enfermedades degenerativas. Son muy ricos en calcio, por lo que pueden sustituir la leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest