Remedios caseros para la amibiasis

La amibiasis se presenta en las personas como una infección que puede llegar a ser peligrosamente común y molesta. Su causante es un parásito llamado Entamoeba Histolytica el cual presenta diversas variaciones o cepas, algunas de mayor efecto. Por lo general no se le da importancia hasta que los síntomas son muy pronunciados facilitando su expansión.

El ser humano es el mayor depósito de este tipo de parásitos razón que hace sustentable la vida de los mismos. Los malos hábitos de salubridad como la poca frecuencia al lavarse las manos o no lavar adecuadamente los alimentos. Hacen la combinación perfecta de circunstancias para que el parásito se aloje en el cuerpo y ocasione daños delicados.

En la mayoría de los casos las personas no toman acciones para erradicar el problema completamente desde la raíz. Desconociendo que esta patología puede ser tan peligrosa que es capaz de causar la muerte. La causa principal que lleva a los que padecen esta enfermedad a morir, es la deshidratación.

Síntomas de la amibiasis

Remedios caseros para la amibiasis
Síntomas de la amibiasis

Los síntomas o signos de la presencia de este parásito son múltiples, tanto que suelen confundirse con otras enfermedades. Teniendo como pruebas el análisis de la sangre o el estudio por cultivos periódicos de las heces. Lo cual permite tener un diagnostico claro que de fe de la presencia de la Entamoeba.

El síntoma más claro es la diarrea continua con mucosidad y en algunos casos con cantidades parciales de sangre. Es común sentir fatiga aunada al pronunciado y frecuente dolor de cabeza lo cual logra que la persona no duerma. El apetito desaparece casi por completo consiguiendo que el afectado baje dramáticamente su peso corporal y disminuya sus defensas.

También se hace presente la fiebre alcanzando más de treinta y nueve grados y causando sudoración bastante pronunciada. Siguiendo con dolores profundos en el tórax y principalmente en el abdomen generando un malestar general que inhabilita a la persona progresivamente. Razones suficientes para tratarse inmediatamente si se sospecha de este padecimiento.

La amibiasis en bebes

Remedios caseros para la amibiasis
La amibiasis en bebes

Los niños menores de dos años son más propensos a presentar el parásito en una forma peligrosa. Comúnmente suelen llevarse las manos a la boca después de haber estado en contacto con el suelo o cualquier otra superficie. Aumentando el riesgo si se encuentra en temporada de lluvia donde estos parásitos aumentan su proliferación dadas las condiciones climáticas.

La recomendación principal es mantener un hábito de higiene estricto para evitar la acción invasiva de la Entamoeba. Una vez confirmada la enfermedad es importante hidratar continuamente al niño y aumentar la ingesta de potasio. También es imperativo mejorar el sistema inmunológico administrando vitamina c y zinc para que el cuerpo se pueda defender.

Es fundamental entender que en esta etapa de los niños un parásito de esta clase podría ser mortal. Se deben implementar métodos de limpieza y saneamiento al mismo tiempo que se realiza el tratamiento. Evitando a toda costa que el niño continúe con la costumbre de ingresar sus manos a la boca.

Tratamiento natural para las amebas

Remedios caseros para la amibiasis
Tratamiento natural para las amebas

Si se confirma la presencia de las amebas es importante llevar una dieta para la amibiasis adecuada, atacando al parásito. El consumo de verduras como la remolacha o la calabaza servirá tomando en cuenta que todo debe ser lavado correctamente. Las frutas también son imprescindibles para administrar azúcar natural y evitar los alimentos procesados o refinados.

Un remedio para la ameba efectivo por sus propiedades aniquiladoras de parásitos estomacales es el consumo de orégano y olivo. De la misma manera el ajo puede masticarse o bien añadirse a las preparaciones diarias colaborando al ataque del parásito. Los elementos cítricos compensan las deficiencias en cuanto a vitamina c y su efecto diurético también ayuda magníficamente.

En cuanto a cómo curar las amebas las medidas personales y habituales son de vital importancia para conseguir el cometido. Los parásitos suelen actuar de forma radical e invasiva recordando que son cuerpos extraños dentro de la persona. Razón que explica el porqué el cuerpo debe encontrarse preparado para estas situaciones y ser capaz de defenderse.

Por otro lado debe brindarse al afectado un entorno más sano y seguro para evitar la expansión de estos organismos unicelulares. Comenzando por la eliminación de depósitos de agua, hervirla antes de consumirla o conseguir agua embotellada preferiblemente purificada. Acotando que las relaciones íntimas también pueden ser contraproducentes de forma anal, se recomienda evitarlo.

Preparaciones naturales para eliminar las amebas

Preparaciones naturales para eliminar las amebas
Preparaciones naturales para eliminar las amebas

Para aliviar el dolor superficial se recomienda preparar polvo de neem, polvo de cúrcuma y aceite de mostaza. Esta preparación se mezcla hasta conseguir una consistencia pastosa la cual debe aplicarse encima del área que presenta los dolores. Los cólicos que produce este parásito pueden llegar a ser realmente insoportables.

Las hojas de albaricoque también pueden ser muy útiles para endurecer las heces en las frecuentes evacuaciones producidas por el parásito. Es un punto muy importante ya que la diarrea continua produce deshidratación lo que en muchos casos lleva a la muerte. Éstas deben lavarse cuidadosamente para luego exprimir su jugo, el cual debe ser ingerido con agua hervida.

Con respecto a cómo combatir la amibiasis directamente es recomendable consumir las hojas del árbol de guayaba. Pulverizando las mismas y añadiéndolas a un vaso de agua con una frecuencia de tres a cuatro veces al día. Este remedio permite asesinar al parásito y a sus huevos gracias a las propiedades acidas de la guayaba.

Uno de los remedios más recomendados es el jugo de piña con un agregado de ajo. Debe consumirse en las mañanas en ayunas a lo largo de una semana, lo mejor es dejar reposar la piña un día.

Por otra parte la cebolla roja puede ser una gran aliada para combatir la infección. Debe cortarse en rodajas y dejarla en agua durante toda una noche reposando. Al día siguiente se debe colar y consumir el agua en ayunas por un lapso de una semana continua. Luego se puede descansar y proseguir por veinte días más, esto debe variar según la evolución del afectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest